sábado, 16 de agosto de 2008

OSTROGODOS

Ostrogodos

Cuando los hunos irrumpieron en Europa en torno al 370, los ostrogodos fueron derrotados y obligados a someterse a sus conquistadores. Se unieron al rey huno Atila en la expedición contra la Galia en el 451 y compartieron su derrota en la batalla de los Campos Cataláunicos a manos de visigodos y romanos. Cuando los hunos se vieron finalmente obligados a retirarse, el pueblo ostrogodo recuperó su independencia y se asentó, como federado de Roma, en Panonia, una región que en la actualidad se sitúa entre el oeste de Hungría, el norte de Croacia, Eslovenia, Serbia y el este de Austria. A los ostrogodos se unieron otros godos que se habían refugiado en el Imperio romano a la llegada de los asiáticos. En el 474 fue elegido rey Teodorico, el más destacado de los monarcas ostrogodos. Tras diversos periodos de guerra y alianza con el emperador bizantino Zenón, Teodorico invadió Italia en el 488 con el consentimiento del emperador, mató a Odoacro, rey de los hérulos, y se proclamó rey, aunque la autoridad fue conferida nominalmente a un cónsul romano. La cultura romana influyó de forma muy notable en el reino ostrogodo bajo el gobierno de Teodorico.
Tras su muerte en el 526, la ruptura fue tan violenta, que en el 535 el emperador bizantino Justiniano I envió a su general Belisario para conquistar el reino ostrogodo de Italia. Los bizantinos destruyeron el poder de los ostrogodos en el 555, cuyo antiguo reino pasó a depender de los exarcas (gobernadores bizantinos) de Ravena.
Los ostrogodos fueron absorbidos de forma gradual por otras tribus y pueblos germánicos como los alanos, los vándalos, los francos y los burgundios, que se establecieron en los territorios del viejo Imperio romano.